jueves, 20 de mayo de 2010

Gozo y Claridad

Lección Cuatro: Vergüenza, Culpa, y Dinero
Por Dan y Alexandra


Traducido por Maribel González – marigo28@gmail. com

La lección de esta semana se trata más allá de simplemente olvidar tu Divinidad.
Se trata de por qué olvidaste tu Divinidad en primer lugar, y de las consecuencias para ti cuando esto sucedió.

El Capitulo 10, “Vergüenza, Culpa, y Dinero” está enfocado en el pedido específico de un cliente a Saint Germain. Se trata de su problema con el dinero y la auto-aceptació n. Pero existe mucho más que esto, como te darás cuenta.

Saint-Germain orienta brevemente a esta persona a lo largo de una recolección de los eventos que condujeron a nuestro olvido. Estos eventos tienen que ver con la creación y el propósito del Alma.
Cada uno de nosotros tiene un alma (o ser superior), y cada alma es una expresión única del Dios Único que le dio a luz. Cada alma está dotada de todos los atributos de Dios, incluyendo la amorosa bondad, el poder, la creatividad, y la soberanía, la elección de libre albedrío.

Hace Mucho Tiempo y Muy Lejos

“Hace mucho tiempo y muy lejos…” como podría ponerlo un cuento de hadas, nuestras almas se aventuraron a alejarse de los reinos energéticos que están más cercanos a Dios y entraron a la realidad 3D. Vinimos aquí a jugar y a extender el universo físico, usando el amor y el poder creativo que nos dio Dios.

Como entramos a estos reinos más densos y energéticos, tuvimos una experiencia sorprendente pero temporal. Nuestra conciencia de la Divinidad fue desafiada por los cambios que experimentamos. Aunque no dejamos de Ser Dios, sí nos confundimos acerca de ello.
Esta confusión dio origen al ego.

Entonces, ¿Qué Sucedió?

Lo que sucedió no puede ser explicado adecuadamente en palabras, pero una analogía podría ayudar.
Imagina que “al principio,” nuestras almas existían juntas en un medio llamado Dios, de una manera que es analógica a como las moléculas del agua existen juntas en un medio llamado agua.
Y de igual modo que las propiedades del agua caracterizan a sus moléculas, así las cualidades atribuibles al Dios Único  también se encuentran entre las muchas almas creadas.

¿Pero qué sucede cuando se le aplica calor al agua?

Hierve, y algunas de las moléculas del agua comienzan a escaparse hacia la atmosfera. Parte del liquido sufre un “cambio de estado”. Se convierte en vapor acuoso.
Cuando eso sucede, las moléculas del agua que son liberadas son libres de explorar su medio ambiente de nuevas maneras.
Por supuesto, nunca dejan de ser “agua.” Pero ya no son agua líquida.
Lo mismo es cierto de las almas.
El Dios Único le concedió a las muchas almas su individualidad y soberanía. A estas almas se les animó a explorar, extender, y a jugar con la creación en nombre de su Creador.
Las almas que partieron desde Dios de esta manera, nunca dejaron de Ser Dios. Pero sí sufrieron un cambio de estado, puesto que fueron liberadas.
Y aquí es donde comenzaron los problemas.

El Origen del Olvido

En el instante en que nuestras almas empezaron a explorar los mundos creados como seres únicos y soberanos, experimentaron este nuevo estado como algo profundamente diferente.
No había precedente para ello. Era un experimento de novela, y ellas fueron las conejillas de India que se ofrecieron para ello.
Su primera reacción a este “cambio de estado” fue creer que pudieron haber sido abandonadas por Dios.

La duda acerca de su identidad se introdujo.
Ya no se reconocían a sí mismas como Dios, de una manera que era familiar para ellas. Estaban temporalmente sobrecogidas por este nuevo estado de existencia.
Sintiéndose aisladas y diferentes de la Fuente del Amor desde la cual provenían, se cuestionaron si todavía se daban a querer en absoluto.

Este fue el origen de la vergüenza. La creencia de que habían sido abandonadas por Dios.
Esto llevó más tarde a que se olvidaran de su Divinidad.
De sentirse aisladas y avergonzadas, era fácil asumir que ellas eran responsables de esta ruptura percibida en el flujo del Amor de Dios.
En este confuso estado, aceptaron que habían hecho algo malo para merecer este abandono.
Este fue el origen de la culpa.

Finalmente, después de aceptar el rechazo por el desagrado de Dios, nació su culpa.
En esta culpa, ellas creyeron que eran defectuosas e indignas del amor y reconocimiento de Dios.
Creyeron que eran indignas de la Divinidad, Misma.
Entonces, su olvido estaba casi asegurado.
Era más fácil creer que Dios era algo separado y distante que las había rechazado, que la esencia de Lo Que Realmente Son.
Esta historia es nuestra historia.
Nosotros somos esas almas que descendieron hacia la materia. Y hemos estado repitiendo estos mismos patrones de vergüenza, reproche, culpa, y olvido, desde antes de que comenzara el tiempo.

¿Es Esto Realmente Necesario?

Volvamos a la analogía del agua, y preguntémonos si olvidar nuestra Divinidad es realmente necesario.
Imagina que lo mismo le suceda a la consciencia del agua.
Cuando el agua se escapa de una tetera que está hirviendo como vapor, imagínala gritando, “¡Oh mi Dios! Ya no soy agua. Me siento tan avergonzada. Me han abandonado. ¿Cómo sobreviviré?
Esto sencillamente no es cierto. Las moléculas del agua en el vapor son las mismas que aquellas en el líquido. Ambas son agua.
Simplemente están experimentando diferentes estados energéticos de ser. En realidad no existe motivo de alarma.

E incluso en esta estado diferente, el agua en la atmosfera todavía es continua con el agua en la tetera. En realidad nunca están separadas.
El agua en la atmosfera puede fácilmente experimentar ser líquida de nuevo, simplemente cambiando su estado energético. Puede caer justo de nuevo en la tetera. Una etapa del agua no ha abandonado a la otra durante todo el tiempo.

Entrando al Capítulo 10
Entonces, ¿qué tiene esto que ver con la vergüenza y el ego? 
Tan tonto como puede sonar, tu ego es un poco más que el vapor de la tetera imaginándose que no es agua, y luego sintiéndose mal por ello.
Esto es algo que explorarás más a medida que examinas el Capitulo 10, “Vergüenza, Culpa, y Dinero.”
A medida que lo lees, busca pistas acerca de cómo el ego se originó cuando te olvidaste de tu Divinidad, “hace tanto tiempo, y tan lejos.” También reconoce cómo tus principales sub-personalidades se han formado alrededor de las falsas creencias abrigadas por tu ego.
Mientras que estas sub-personalidades pueden parecer cuerdas en sus mejores momentos, diciéndote que “esto” es quien realmente eres, o que “aquello” es lo que realmente necesitas; cuando están estresadas, ellas solamente reforzaran una cosa acerca de ti. Que no eres amado, que eres indigno de amor, y que debes sobrevivir solo en un mundo hostil.

El Capítulo 10 explora estos asuntos a través de algo que es familiar para la mayoría de nosotros – problemas con el dinero y la valía -. Esperamos que lo disfrute, y que lo encuentre útil.
Mucho amor,
Dan and Alexandra

Su Tarea

Hay mucho material que se presenta en el Capítulo 10, y puede provocar fuertes sentimientos dentro de ti. Proporciónate bastante tiempo para procesar esto. No hay necesidad de apurarse.
Cuando estés listo, nos gustaría sugerirte una tarea.

La Situación

Identifica una situación de tu pasado o presente en la que te sentiste avergonzado o apenado acerca de quién eres, lo que pensaste, lo que sentiste, o lo que hiciste.
Quizás esto sea más que un evento aislado. Tal vez es un reto de toda la vida con tu auto-valía. Permítete tocar todos los sentimientos y creencias que están asociados con ello. Deja que sea vívido, pero no abrumador.
Cuando termines, date un descanso, relájate, céntrate, y prepárate para hacerlo de nuevo, pero esta vez de manera diferente.
Esta vez vas a usar un sencillo ejercicio de dos pasos que Saint-Germain recomienda al final del capítulo. Desarmará las ilusiones que te hacen daño, y te ayudará a encontrar el amor en tu corazón que te sana.

El Ejercicio

Paso 1: Toma esta misma situación en la que te estás sintiendo enajenado, avergonzado, culpable o culpado, y no luches contra ello. Obsérvala, pero luego suéltala.
Recuerda que estos sentimientos le pertenecen a tus sub-personalidades. No son Quien Tú Eres en verdad. Hónralos, pero no te identifiques con ellos.

Cada vez que luchas con tus sentimientos de indignidad (diciéndote a ti mismo que debes hacerlo mejor, ser mejor, o simplemente dejar de intentar), entonces envías un mensaje a tu mente subconsciente afirmando que ciertamente eres “Indigno”.

Luchar de esta manera, afirma que hay algo malo contigo que necesita ser combatido. Hace que tu indignidad parezca real. Le estás dando credibilidad inmerecida a las fabricaciones y mentiras del ego, cada vez que luchas con ello. Después de todo, ¿lucharías contra algo que sabías que no existe?

Como dijo Saint-Germain, “Debes salirte completamente de este ciclo de afirmaciones.” Esta es simplemente su manera de decir, “A lo que te resistes, persiste.”
Paso 2: Cuando hayas liberado tu deseo de luchar con el rechazo, la vergüenza, o la culpa en la situación que has recordado, entonces continúa con la siguiente fase. Estarás empleando una simple, pero poderosa afirmación de la Verdad.

Levanta esta situación, y tus sentimientos acerca de ello, a la Luz de la Consciencia. Sostenlo allí, sin juzgarlo, y simplemente repítete:

Yo Soy Perfectamente Pleno; y totalmente amado, perfecto, y completo.”

Permite que estas palabras te laven, hasta que sientas un cambio en tu estado de sensibilidad. Lo sabrás, cuando suceda.
Puedes hacer este ejercicio y afirmación tan a menudo como quieras. La frase está cargada del poder de la verdad y la conciencia.

Describe Tu Experiencia

Si te gustaría escribir sobre tu experiencia con este ejercicio después de que lo hayas terminado, por favor hazlo. Lo más importante es cómo te sentiste antes, y después del “cambio”.
¿Por qué es importante de notar? Es importante porque estás emprendiendo una realineación consciente de tu identidad.

Lo que estás haciendo es energizando un “cambio de estado” en tu conciencia, utilizando el poder de las palabras habladas en absoluta Verdad. Esta es una transformació n alquímica que estás repercutiendo sobre tu mente, y sus profundas estructuras de creencia. No fallará.
Si haces este ejercicio a menudo, y recures a estas palabras a medida que se necesitan, DEVOLVERÁS a tu mente a la Plenitud.
Este es el poder de la Verdad, hablado sinceramente.

Obtener algo es imposible porque siempre lo tenemos todo. Necesitar algo es igualmente imposible. Atacar es crear la defensa y defendernos crea nuevamente el ataque. No existe nada ni nadie que nos pueda herir o matar. Somos un ser eternamente libre en el Gozo de nuestra Gloria.
Maribel

0 comentarios: