lunes, 12 de enero de 2015

HO’OPONOPONO: UNA TÉCNICA ANCESTRAL DE RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS

Ho’oponopono es una práctica central en la comunidad y en la familia del antiguo Hawaii. Es la mejor manera de solucionar los conflictos y los desequilibrios. 

En la actualidad, es un referente dentro de los sistemas de mediación de todo el mundo. Su punto fuerte es el uso del perdón y la manera de reconducir la situación mediante la reparación. Aunque parezca difícil de creer, este trabajo solo necesita de la repetición de cuatro sencillas palabras.
Morrnah Nalamaku Simeona creó su variante en los años ochenta, adaptando el método al siglo XXI: un sistema de sanación personal en que la familia interior (las tres mentes: padre, madre e hijo), buscan el equilibrio. En él, cada uno de nosotros somos responsables de todo lo que ocurre en nuestra propia realidad, a través de las memorias y patrones que hemos ido heredando y generando.

Mediante Ho’oponopono sanamos las memorias y patrones que crean condiciones problemáticas en nuestras relaciones, amistades, familia, salud, trabajo… Las enseñanzas de este sistema, la toma de responsabilidad, el amor y el perdón, son herramientas imprescindibles para cualquier persona que busque una sanación propia y de los demás, una vida de salud, equilibrio y armonía.
La esencia es la sencillez en la práctica. Hay que hacerlo sin expectativas y sabiendo qué se está haciendo. Ahora además se tienden a simplificar los procesos, pues con el cambio de consciencia el tiempo se ha acelerado y todo es más rápido.


En Ho’oponopono no se pide nada, simplemente esperamos lo correcto y perfecto, que es lo que nos llegará a nuestras vidas, al dejar que la divinidad que nosotros somos opere. De ahí el hecho de practicarlo sin expectativas. Haz Ho’oponopono y lo correcto y perfecto llegará a tu vida, aunque no siempre será lo que desde el consciente creas que es lo mejor para ti. Muchas veces será incluso más de lo que esperabas.

Cada vez que repetimos alguna de las palabras estamos borrando programación negativa de nuestra mente subconsciente.

Sólo podemos hacer el proceso de sanación con Ho’oponopono si aceptamos y entendemos que somos al 100% responsables de todo lo que experimentamos, de lo que hay en nuestra realidad. Debemos olvidarnos de la palabra culpa. No tiene ninguna utilidad ni beneficio, es una fuente artificial de sufrimiento. Todo lo que hacemos, pensamos y sentimos surge de las memorias contenidas en nuestro subconsciente, por lo tanto, somos responsables de crearlo (cada uno de nosotros). No podemos acusar a nadie ni nada de lo que ocurre en nuestra realidad (en mi realidad). Cuando aceptamos este 100% de responsabilidad, podemos aceptar y amar cualquier cosa. Con el amor viene el perdón y la sanación. Así, si queremos sanar y dejar de producir un entorno dañino, debemos borrar, limpiar, las memorias incorrectas que hemos ido acumulando.

El proceso de sanación consiste en pedir a nuestra divinidad interna, el supraconsciente, nuestra parte espiritual, que borre todo lo que hay en cada uno de nosotros que está creando aquello que nos incomoda. Tenemos que reconocer nuestra responsabilidad y decir “te amo”, porque el amor transmuta las energías estancadas. Estas palabras abren la puerta a la energía divina que sabrá qué debe borrarse, cuales son las causas, qué es lo más adecuado para nosotros.

En resumen, cómo practicar Ho’oponopono
Hay muchas maneras de utilizar esta técnica: siempre que la responsabilidad, el amor y el perdón sean protagonistas estamos realizando Ho’oponopono. Pero aquí podéis ver un protocolo sencillo.
Se consciente que vas a realizar un proceso de Ho’oponopono. Al realizar esta técnica estás borrando memorias del inconsciente. Eres responsable de lo que vives al 100%, pues es atraído precisamente por esa información. Así que teniendo consciencia de que hay algo en ti que está atrayendo esa realidad a tu vida, simplemente repite esas palabras para que la divinidad que reside en ti, pueda borrar esos patrones.

• Lo siento
• Perdóname
• Te amo
• Gracias

Además también sirve, llovizna, hielo azul, gotas de rocío, entre otras muchas que puedes encontrar fácilmente en internet o libros especializados.

Las únicas dos cosas que puedes pedir, puesto que Ho’oponopono no es una técnica en la que pides ayuda para un fin concreto, son: que lo correcto y perfecto llegue a ti y la paz perfecta. Pues es desde ese estado de paz que siempre lo correcto y perfecto te encuentra.

Al repetir estas sencillas palabras, se abre la puerta para que la divinidad actúe en ti y de este modo puedas hallar momentos de inspiración. Es el momento en que tu ser, quien tu realmente eres, se comunica contigo, así que aprovecha esa oportunidad para dejar que la información llegue.

fuente: Vamos por buen camino