miércoles, 18 de junio de 2008

Un cambio climatico deja a la humanidad al borde de la extincion

Lo revela un estudio científico publicado en la American Journal of Human Genetics. Asegura que fue un “drama épico”. Dice que hubo sequías y cambios drásticos que dejaron vivos sólo a los más fuertes. De esos 2 mil sobrevivientes descendemos todos.

Hace 70 mil años ocurrió lo que muestran las películas de catástrofe estadounidenses: el clima cambio drásticamente, los humanos murieron de a millones y sólo quedaron los 2 mil más fuertes.

De esos 2 mil venimos los 6.600 millones de humanos en hoy habitamos el planeta. Esto es lo que muestra un estudio de la National Geographic Society, publicado en la prestigiosa revista American Journal of Human Genetics.

"Este estudio muestra el extraordinario poder de la genética para revelar algunos de los datos claves (en la evolución) de nuestra especie", dijo en un comunicado Spencer Wells, un explorador que trabaja para la National Geographic Society.

"Pequeñas bandas de seres humanos primitivos, obligados a vivir apartados entre sí debido a duras condiciones ambientales, se apartaron del umbral de la extinción, se reunieron y volvieron a poblar el mundo", dijo Wells. Se trata, añadió "de un drama épico, que quedó inscripto en nuestro ADN".

Wells es el director del Proyecto Genográfico, lanzado en el 2005 para estudiar la antropología usando la genética. El informe fue publicado en la revista especializada American Journal of Human Genetics.

Previos estudios han trazado el surgimiento de los seres humanos modernos a una sola "Eva", que vivió en Africa hace unos 200.000 años.

Las emigraciones de los seres humanos desde Africa, cuna de la civilización, para poblar el resto del mundo, parecen haber comenzado hace unos 60.000 años, pero poco se sabía de los seres humanos entre Eva y su dispersión por el mundo.

De acuerdo al nuevo estudio, el Africa oriental experimentó graves sequías hace entre 135.000 y 90.000 años, y los investigadores indicaron que los cambios de clima habrían contribuido a reducir drásticamente la población.

El paleontólogo Meave Leakey, asesor del proyecto, dijo que "Resulta difícil pensar que hace apenas 70.000 años" drásticos cambios climáticos "redujeron nuestra población a cifras tan pequeñas, que estuvimos al borde de la extinción".

Carne generada en laboratorio

Expertos reunidos en el I Simposio Internacional de Carne In Vitro consideran que la carne artificial estará en las estanterías de los supermercados en un plazo de cinco a diez años.

¿Te comerías un filete crecido en un tanque de acero inoxidable? Cuando en el año 2003 los primeros científicos hablaron de la posibilidad de generar grandes cantidades de carne artificial para alimentar a la Humanidad parecía un relato de ciencia ficción. Ahora, por primera vez, los expertos lo están planteando en términos de mercado.


Un informe presentado en el Primer Simposio Internacional de Carne In Vitro, celebrado en Noruega esta misma semana, plantea la posibilidad de que la carne producida artificialmente esté en las estanterías de los supermercados en un futuro cercano para competir con la carne tradicional si se aplican una serie de criterios técnicos.

Según estos expertos, esta carne “cultivada” podría resolver algunos de los desafíos más importantes de la Humanidad en las próximas décadas, como el aumento de la población o el impacto de la expansión de la ganadería en el medioambiente.

La propia ONU está interesada en el posible desarrollo de esta técnica, dada su previsión de que la población mundial pase de los 6.200 millones actuales a 9.000 millones en los próximos 40 años, y la falta de recursos para todos.

Mas informacion

domingo, 8 de junio de 2008

El deja-vi, un error cerebral

Una anomalía en una subregión del hipocampo podría generar una respuesta neuronal errónea

Científicos del MIT estadounidense han hecho públicos los resultados de una investigación que relaciona el tan conocido como extraño fenómeno del "déjà vu" con una subregión del hipocampo del cerebro: el gyrus dentatus, en el que se originan las respuestas neuronales que se producen cada vez que conocemos un lugar nuevo. Si esta región falla, como se ha demostrado en un experimento con ratones modificados genéticamente, se pueden solapar reacciones neuronales diversas dando lugar a una sensación de “ya visto”. Por Yaiza Martínez.

Un equipo de neurocientíficos del Picower for Learning and Memory Institute del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) afirma haber identificado por vez primera el mecanismo neuronal que origina el déjà vu, término francés que se refiere a la sensación que en ocasiones nos asalta de haber visto antes algo que en realidad estamos viendo por primera vez.

Este fenómeno, por tanto, tendría un origen neuronal que, de ser definido, ayudaría a desarrollar tratamientos destinados a paliar ciertos desórdenes de la memoria, así como los fenómenos de confusión y desorientación que sufren las personas mayores, a las que en ocasiones les cuesta distinguir lugares y experiencias similares, informa el MIT en un comunicado.

La formación de recuerdos referentes a lugares y contextos se da en una región del cerebro denominada hipocampo, que forma parte del sistema límbico cerebral y participa en la memoria y en la orientación. Asimismo, el hipocampo está relacionado con la retención a largo plazo de la información espacial, y es una de las primeras estructuras que resultan dañadas cuando se desarrolla la enfermedad del Alzheimer, lo que ocasiona los clásicos problemas de memoria y desorientación de las personas que la padecen.

(mas informacion)

domingo, 1 de junio de 2008

No hay uno sino varios universos

Que sucedio antes del big bang?

Nuestro Universo no se originó en una gran explosión, sino que se formó a partir de otro Universo anterior gemelo al nuestro, según un modelo matemático que aporta una nueva teoría sobre la formación de las galaxias, estrellas y planetas. Ese otro Universo gemelo sería como una imagen especular del actual, ya que los dos seguirían las mismas ecuaciones dinámicas, tendrían la misma cantidad de materia contenida y seguirían la misma evolución. Pero el gemelo, al contrario que el nuestro, se está contrayendo, por lo que sería como si viéramos caminar a nuestro propio Universo hacia atrás en el tiempo, si bien no todo sería igual en ambos (por ejemplo las personas y sus historias). El modelo sugiere que nuestro Universo generará en su momento otros universos parecidos que se expandirán mientras el nuestro se contrae. Por Yaiza Martínez.

Nuestro Universo podría ser fruto de un Big Bounce (gran rebote) acaecido en un universo anterior muy parecido al nuestro, en lugar de haber sido originado por un Big Bang (una gran explosión), señala un equipo de físicos de México y Canadá.

Hasta hace muy poco, los científicos no se planteaban lo que podía haber existido antes del Big Bang (literalmente “gran explosión”), teoría que describe el desarrollo del Universo temprano y su forma. Según esta teoría, el Universo comenzó a expandirse desde un punto de materia de densidad y energía infinitas que, en un momento dado, explotó en todas las direcciones dando lugar al Universo en que hoy existimos.

Sin embargo, desde hace unos años, está surgiendo una hipótesis alternativa sobre el origen del universo aún más llamativa e interesante -al menos desde el punto de vista de su novedad- que propone que nuestro Universo surgió a partir del colapso de otro Universo anterior muy parecido al nuestro, lo que significaría que nuestro Universo es hijo de otro Universo.

Redes 5: No hay uno sino varios universos from youtube





(leer mas)

Las emociones negativas impactan la actividad cerebral

Reflexionar sobre las emociones ayuda a reducir el impacto negativo en el cerebro y en el psiquismo
Un estudio realizado en Estados Unidos ha revelado que las emociones impactan el cerebro, concretamente las regiones de la amígdala y la corteza insular. Pero también ha demostrado que no estamos indefensos ante ellas, porque dependiendo de la actitud que tomemos ante determinadas situaciones podemos controlar la actividad neuronal que las emociones nos provocan. G
racias a dichas actitudes podemos aumentar nuestro bienestar, y disminuir el impacto de las situaciones dolorosas. Por Yaiza Martínez.

Las emociones son fenómenos psicofisiológicos continuos que nos permiten adaptarnos a ciertos cambios de nuestro entorno. Psicológicamente, alteran la atención, condicionan nuestras conductas e incluso activan la memoria.

Desde el punto de vista fisiológico, además, las emociones producen respuestas en el cuerpo, en la forma de expresiones faciales o tonos de voz, por ejemplo. Pero, ¿qué influencia tienen las emociones en el cerebro?

Una investigación realizada en la Universidad de Standford, en Estados Unidos, ha analizado el efecto sobre el cerebro de nuestra capacidad de regular las emociones según sigamos dos estrategias distintas: la reconsideración cognitiva y la represión expresiva.

Según explican los científicos del departamento de psicología de dicha universidad, Philippe Goldin y James Gross, en un artículo aparecido en la revista Biological Psychiatry, la estrategia de reconsideración cognitiva (pensar sobre lo que está pasando) tendría un impacto temprano en el proceso de generación emocional, mientras que la represión expresiva (evitar que se note lo que estamos sintiendo) sería una estrategia de comportamiento cuyo impacto es tardío, dentro del proceso de generación emocional.

(leer mas)

La mala conducta depende de un gen?

Un grupo de científicos del Instituto de Psiquiatría de Londres analizó una base de datos de miles de personas de Nueva Zelanda desde el día de su nacimiento. Las conclusiones parecen haber encontrado el motivo de la mala conducta

Según un informe publicado en la revista New Scientist, un gen "menos activo" sería el responsables de la violencia en adolescentes. El mismo controla la agresión, sobre todo en aquellos niños que sufrieron abusos en la infancia.

Una baja concentración de la sustancia conocida como MAOA podría influir en el comportamiento de un individuo de manera negativa, informó el diario Clarín.

Los análisis demostraron que aquellas personas que sufrieron abusos en la infancia y, además, poseen este gen menos activo son tres veces más propensos a presentar un desorden de conducta y diez veces más posibilidades de verse involucradas en un crimen violento.

Estos estudios destacarían la existencia de dos tipos de delincuentes. Uno actuaría por mala influencia y el otro por una "predisposición biológica". Estos últimos mostrarían comportamientos antisociales desde una corta edad.